Páginas

leschnit@yahoo.es

http:humanito.info

domingo, 16 de septiembre de 2018

LA MATERIA DE ´LO VIRAL´


El asombro.

Lo que se hace viral es algo que asombra, que destaca sobre las muchas escenas y los muchos mensajes. El asombro se siente ante algo que sale de lo habitual.

Una cultura hambrienta de novedad como la nuestra tiene sintonizado el ojo con lo inhabitual.
Una cultura drogadicta del asombro, su cocaína mental.
Por eso mismo, valga decirlo, está en sintonía con el uso de estimulantes como la cocaína que, como potenciador del Yo, induce a querer comerlo todo, genera avidez por los objetos.
¿Se acordará el lector del ´bicho chupa todo´ de la película de los Beatles, ´El submarino amarillo´? 

Lo que produce esta hambre es que la vida ha sido vaciada de sentido. Está vacía de los valores y las motivaciones que dan le sentido a la vida, que producen el deseo de vivir.
Las personas están desenmarcadas, desubicadas y confundidas, son niños que vagan por la oscuridad sin saber qué es lo esencial de vivir. Ni siquiera entienden de qué es vivir sino a través de la avidez de objetos.
El sujeto consumidor se ha formado sobre las bases del sujeto humanista. El valor de la vida ya no es pensar, o quizás se piense a través de la adquisición de objetos.

Es, por otra parte, una cultura infantilizada. ¿Recuerdan cómo los niños pequeños necesitan muchos juguetes? Al igual que les pasa a los habitantes contemporáneos.

¿Sentido de vivir?

El ciudadano de hoy busca ese sentido desesperadamente, para lograr un poco de felicidad, así fuese el mínimo necesario para no caer en la depresión, para no ser desbordado por la tristeza.

De lo que más se enferma la gente es de depresión. Estamos en un tiempo en que la depresión tiene mayor incidencia que las enfermedades del corazón. El vaciamiento de sentido de la vida es el que nos vuelca hacia la novedad. La novedad produce la sensación de algo que vale la pena.

Pero es una forma demasiado simple de despertar a la felicidad y tiene el problema de que no perdura. Para perdurar hay que consumir más y más, como una droga.

Forma sin contenido, aunque tenga por ejemplo un coche de buena marca, pierde su atractivo cuando sale el modelo siguiente.
¿Por qué es mejor? - No, porque es más nuevo.

Sin embargo, la alta incidencia de depresión sugiere que la compra compulsiva de comprar bienes no fuera suficiente estímulo para dar sentido al existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario